Frases para el que siente solo

Buscar en este blog

Cargando...

miércoles, 5 de marzo de 2008

El poema del soldado

A mis pies dolientes
llega el despojo orgánico del pueblo
como hojarasca inútil en la tierra.
Aquí piso la carne y el estiércol
que ennegrecen de sangre acumulada;
piso llagados cuerpos
diciéndome con su voz de peste muda
de fracasados sueños.
Donde alcanza mi vista va el desierto
que se crece conmigo
y brota de mis armas y mi miedo.
Porque yo tengo un rostro de soldado
que sólo ve horizontes de agua y hierro,
que sólo entiende la Muerte,
jugadora a mi espalda y en mi pelo.
Y este valle desangra en su abandono;
vastas distancias de árboles dispersos
y una ciudad perdida entre cenizas
es lo dejado bajo el verde viento.
En el cúmulo de desolaciones
prosiguen los ejércitos
su lascivia sangrienta con la carne,
cuando ya nada son, sino otros muertos.



4/07/88